Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2017

V. Carta de Suicidio

Encuentra las primeras partes de esta historia en:
I. Carta de suicidio
II. Carta de suicidio
III. Carta de suicidio
IV. Carta de suicidio

* * *
Llegué a casa, me encerré en mi habitación y abrí el sobre. No solo leas...
La Capital, 12 de mayo del 2016
Rodeado de recuerdos y lleno de emociones que desconozco les dejó esto.
Todos: Soy escritor y no puedo evitar que se derrame en esta carta parte de ello. Es para ti Mamá, es para ti Sophie, es para ti Arthur. ¿Por dónde comienzo? Por decir que mi vida no estaba bien, en ningún sentido. Lo siento pero así era. No pretendo dar explicaciones a lo que haré, ni tampoco señalar culpables, porque simplemente no puedo, solo.... Adiós. Los cuentos que le envié a Arthur (Disculpa por ponerte en esa situación, bro) contienen mi pasado en guiños, pequeñas partes. Lo siento mamá, y lo siento Andrea (mamá biológica) no puedo mas. Den gracias a Arthur y Sophie por prolongar mi vida unos años mas, pero no podía vivir mas con esto, Andrea tras las rejas y Emma al…

IV. Carta de suicidio

Encuentra las primeras partes de esta historia en:
I. Carta de suicidio
II. Carta de suicidio
III. Carta de suicidio

* * *
''Arthur:
Veo que nuestro juego a llegado a buen termino si estás leyendo esto. Lo siento amigo, mi carta de suicidio no esta en este mail, pero estas cerca, esta es la 3 pista y son solo 4. Ve por la cuarta y ya habrá acabado el juego. Donde confluyen los pensamientos y los sentimientos, donde la guerra es fría y nunca termina. Allí donde yo siempre ganaba... busca bien entre los recuadros blancos y negros. Un juego de ajedrez nunca fue tan divertido. Te quiero,  Marcel''.
Ya sabía que hacer, sabía a donde ir, pero no podía evitar sentirme frustrado. No era la carta de suicidio. Aun después de su muerte el seguía divagando, seguía jugando. Llamé a Sophie y le pregunté si quería ir conmigo, pero declinó. No estoy seguro si es que no quería saber o es que le daba miedo saber, pero... yo sentía que no había razones para estar asustado. Ninguno de nosotros ten…

III. Carta de Suicidio

Encuentra la primera y segunda parte de esta historia en: I. Carta de suicidio II. Carta de suicidio
* * *
Idiota, GRANDÍSIMO IDIOTA. Lloré de rabia y de impotencia, luego de tristeza y de felicidad: él simplemente estaba jugando. Siempre jugaba, detrás de su inteligencia, detrás de todos sus conocimientos, detrás de todo, Marcel siempre sería el niño que quería jugar y no crecer. Un Peter Pan sin Wendy, un niño del pais de nunca jamas, un Sombrero loco sin sombrero, un Aslan sin Narnia... Un niño siempre vivo. Pero no ahora. Busqué los cuentos y conté los personajes de. Una simple secuencia... Una secuencia. No podía creerlo solo estaba a cuatro dígitos de saber que pasaba, o mejor dicho que pasó. Llamé a Sophie y le conté lo que había encontrado, no quería estar solo y ademas me faltaban cuatro números, esto me estaba llevando tiempo... Marcel no diseño este juego para que durara una semana, lo diseño para que lo resolviera lógicamente, así que debía ir a sus amigos, a las cosas que ama…

II. Carta de Suicidio

Encuentra la primera parte de esta historia en:
I. Carta de suicidio


* * *
Revisé cada uno de los cuentos y estuve a punto de entrar en crisis porque aquel hombre me había dejado la única nota de suicidio que existía y yo no encontraba nada. La primera historia era la de la niña y su padre, la segunda la de los gemelos. El tercer cuento era de como un niño se perdía en un bosque y encontraba una joya que sacaba a su familia de la pobreza. El cuarto trababa de una anciana que llevaba haciendo brujería en un pueblo hasta que el día de su muerte deja una muñeca con su alma en ella y embruja el pueblo hasta que el sacerdote la exorciza y saca de allí. El quinto hablaba de una familia donde la madre era una asesina en serie, llevaba a sus hijos a un lugar donde no los encontraría nadie y allí los abandonaba, pero uno de ellos logra escapar y la entrega, para cuando van a buscar a su hermana ya estaba muerta. El sexto era de un chico iniciando su vida escolar en un pueblo nuevo con una familia…

I. Carta de suicidio

Tanto molesté a mi amigo el escritor hasta que decidió enviarme sus cuentos para que los leyera. Yo estudiaba ingeniería y él letras, pero había algo en mi que la literatura atrapaba y me hacía querer saber más y más, o simplemente leer y leer, cultirizarme un poco, disfrutar de esas historias que esconden las letras en un pacto con quien las lee, un pacto que implica darles vida y luego dejarlas morir, para que luego revivan como el ave fénix lo hace al expirar. Le pedí sus cuentos hasta que decidio anotar mi correo y pasarme uno a uno a sus cuentos, cosa que yo disfrutaba. Trabajábamos juntos en el restarunt-café de la universidad, así que cada día le recordaba enviarme los cuentos y él, diligentemente, me enviaba uno nuevo. El primer cuento relataba la historia de un padre soltero que llevaba cinco años cuidando a su hija por si solo, ya que su esposa murió al dar a luz a la pequeña y el no tuvo tiempo para el amor, pero años mas tarde logró enamorarse de una hermosa mujer, aunque n…

Nunca hago esto

Upata, 08 de agosto del 2017
En un corredor desordenado  que guarda mas que recuerdos, te escribo esto. JoGHer
Querido: S, Pues como lo dice el titulo de esta entrada... nunca hago esto. Poner nombre de destinatario a mis post, hacer que mis letras vayan dirigidas a alguien en especifico, tomar el valor de decir ese Te amo en público, porque, al final todos se van. Pero tu eres diferente. Decirte que mi día de hoy fue perfecto es lo más cercano al sentimiento que tengo de todo lo que hoy ha pasado. Hay mucho que siento por debajo de la alegría... Aún hay momentos oscuros, pero la claridad de tu luz cerca de mi, me hace pasar esos abismos sin iluminación como si flotara en nubes de seda y cayera sobre el algodón del cielo. Tus manos marcadas y tus besos que no me dejan, tus canciones favoritas y las mías combinadas. Poemas dichos en el éxtasis y un desayuno juntos. Tomar café juntos, orar juntos y tantas cosas que se han hecho y dicho... no me creo que haya pasado tan poco y a la vez demasiad…

De plus Dieu

Oh, how amazing it is
when the sun rise in the sky and
dies in the same spot that was born!

Oh, how sad it is when the love goes away
a rose is dead in the garden
and the heart stays alone and make spells!

Ah, beautiful enchantress that makes do
the things I do, take away pain
take away the regrets of tomorrow!

If God can hear me, please save me
Give me something else than this life
and take me from this terrible land!

Ah, the fairies are beutiful in the night
when the dark appears and the sun dies!
Ah, the fairies of tonight!

Give me a new name, give something else
I know that you can hear me!
I know that you are folowing me!

Take the sorrow and pain away
make the smell of the spell feels good
make the smell of my spell feels good.

Oh, please I know you there
give something else, something enterely new
somenthing that makes me shine again!

I know that you can hear me
and I know that you are there
Give me, give me, give me a new name!

Toute personne qui écoute Dieu

¡Ah! ¡Cómo sentirme cerca!
¡Cómo escucharte si a veces no estás!
Te persigo en la noche
pero parece ser que Tú me persigues a mi.
No me dejes, pero dejame en paz
No me sueltes, pero suelta las ataduras
Abrazame, pero me sofocas
¡Ah, que desesperante est sentimiento!
Per, a ti... te amo, no solo de palabra
Pero a ti te amo, porque escuchaste a Dios
No, jamás me sueltes, jamás me dejes
Tomame de las manos, tomae y hazme tuyo
porque ambos escucharemos a Dios.
Entre tus besos tejido de seda roja
y los abrazos armados de piezas dispersas
tomame, tomame ahora
llévame al infierno para luego subir al cielo
hazte conmigo, y suéltame, liberame en el mar
la inconsciencia, la verdadera vida
somos esos que escucharon a Dios.
Somos esos que se lanzaron al abismo sin esperar que hubiera comprensión debajo
somos esos que somos y seremos y eramos
¡Ah! Te encontré en mis letras, perdido y hallado
así somos y así seremos¿Así fuimos?
Caminamos sobre el agua y bebimos el viento
Tragamos fuego y nos calent…

Pseudónimos

Despertar siempre sería la parte más difícil del día, a parte, claro, de ir a dormir. Porque en la mañana soñaba y en la noche pensaba, simplemente me era imposible concentrarme en una sola cosa. El trabajo en la librería absorbía mi alma cada mañana y por las tardes el sueño engullía mis pensamientos hasta bien entrada la noche, momento en el cual conciliar el sueño era algo inadmisible. Suponía que Morfeo y yo estábamos en una disputa sin fin por algún desagravio que yo le hubiera hecho, pero eso, como muchas otras cosas, no me interesaba. El café de la mañana siempre era amargo y el de la noche dulce, lo hacía así como una práctica que me dejó mi abuelo para dormir o despertar, pero no funcionaba para ninguna de las dos cosas. Permanecía en un estado de sonambulismo del que nadie era capaz de sacarme desde hace mucho tiempo. Todas las novelas que había escrito permanecían apiladas en mi mesa, cada una en una carpeta distinta, con el título y la fecha en que había sido terminada; en …