Ir al contenido principal

Nuevo país

Los aplausos se escuchaban a lo lejos, había una fiesta, una celebración, pero yo no podía estar presente, tenía mi propia fiesta en unos momentos. Un país que nace siempre es razón de celebración pública, pero estar enamorado de alguien comienza siendo privado. Me monté en el corsel de mi padre, acomodándome el velo y con cuidado de no rasgar el vestido de fiesta y cabalgué hasta el pueblo; en una casa que quedaba casi en las afueras de nuestro reino, me esperaba un caballero. Tenía mi propia fiesta.
Mañana el nuevo país sería nombrado y entregado a mí, por ser la primera concepción de los reyes. Todos esperaban grandes cosas de mí, fortuna riquezas, lo típico... yo solo quería ser libre de las ataduras del castillo, amar de verdad, como esas princesas y príncipes de los cuentos de hadas, pero las cosas no eran tan fáciles, y las hadas ya habían huido al bosque. Un largo suspiro se escapo de mi boca.
Los ojos curiosos me siguieron desde el castillo, ver a la princesa del nuevo reino y nuevo país, cabalgando mientras el sol se ponía, hacia el otro lado de la ciudad, hacia un lugar lejos del banquete de celebración, no era común, pero nadie hacía más mención de ello que simples cuchicheos. El vestido me quedaba algo apretado en la cintura mientras montaba, pero valía la pena, mi caballero esperaba dócil y paciente. La guerra había terminado ya, y la presencia real solo debía ser cumplida por los reyes, mis hermanos y hermanas estábamos exentos aunque ellos si se quedaron a la fiesta. Detuve al corsel, me bajé cuidadosamente y entré en la casa que habían dejado abierta. Me quité el velo y los guantes y los dejé sobre el mueble de la sala y allí, a unos metros, en pantalones nada más, estaba él. 
Me miró sonrió, se me acercó y nos fundimos en un apasionado beso, sin dejar que nada ni nadie nos interrumpiera. Caímos en el sofá, sus manos recorrieron mi pecho y fueron hasta las ataduras del vestido y riendo me dijo:
-Tendrás que agradecer de por vida a la princesa, por haberle cedido un vestido real al príncipe del nuevo país ¿O debo decir futuro rey?
-Sí, le debo la vida. - Le respondí y la noche cayó sobre nosotros.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sé un poco

¿Qué sé yo del lamento infinito de haber perdido a un Amado? Ah... Los agridulces recuerdos se cuelan por mis memorias y fugaces imagenes, una detrás de otra, se proyectan cual película en una tela desvencijada. Dos tazas de té a las 4 de la tarde, una pesadilla a las 3 de la mañana seguida de un abrazo y una voz consoladora, almorzar juntos justo a tiempo para luego hacer rápidamente el amor. Correr juntos a las 5 de la mañana, jugar cartas a las 6 de la tarde. Unos besos perdidos de esas horas contadas que nos daban porcentajes de tiempo infinitos uno al lado del otro compartiendo nuestra hombría, siendo uno con la virilidad. Electricidad ilimitada y eso que puedes sentir pero no ver. Miradas acertadas, caminos largos que se hacen llevaderos, el amar sin mesura a ese que es tu compañero. Espejo de un ser infinito en tierra limitada, esas porciones de vida que nos fueron asignada y... vivimos. Oscuridad y agonía por la partida... Ahora solo una taza de té, un pesadilla …

Amor entre hombres

Papá: Si había cosas fuera de lugar o esas que te molestaban, nunca tuviste pudor en decírmelas, pero el verte sin palabras aquella noche y casi verte soltar lagrimas es algo que ronda mi mente, y que a veces pienso que perderé el sueño por ello.  ''Amor entre hombres'' es ese que tú sentías por mi cuando te regale algunos libros, cuando te hacía dibujos, cuando te enseñaba mis notas. ''Amor entre hombres'' es ese que yo sentía cuando veía tu cara de satisfacción, tu cara de ánimo, cuando escuchaba tus palabras de aliento. Pero ese amor entre hombres que yo siento... no es algo que tú puedas sentir, papá. ¿Cómo te explico tantas cosas si sé que no las quieres escuchar? ¿Cómo hablar contigo como antes si siempre estas a la defensiva? Recuerdas mis miedos, pues sabia que todos confluían en ti, en tu personalidad y cada uno de ellos se ha vuelto oscuro y se han roto como cristal golpeado por una piedra, destrozado sin piedad. ''Amor entre hombres&…

Deja de llorar - Parte 1

Hace frío y esta no es la mejor habitación de la casa, pero espero te sientas comoda. 
Suelo decir que no quiero decir muchas palabras pero siempre empiezo a escribir y las cosas abarrotadas de mi mente se juntan y se juntan y pierdo el hilo de lo que voy a decir.  Y mírame aquí estoy en frente a ti, hablando de cuan efímera es la vida y teniendo miedo de lo que voy decir. Es todo traumatizante... ¡Ah, sí soy Mark!
Sé que usualmente esperas a alguien que te hable pero tengo tantas cosas que decir. No, no me entiendes, esto no es un monologo, pero es una especie de... ¿Cómo se llama? Lo volví a olvidar. una vez que empiezo a escribir las cosas se vuelven distorsionadas y se me olvida. Tengo un serio problema, pero... tranquila, aquí estamos tu y yo.   * * * Hay cosas que jamas vamos a entender... y confía en mi Una de esas cosas que no vamos a entender nunca es a tener cuidado de controlar nuestras emociones. Nos gusta la adrenalina, el amor da mucha... y cuando amamos a alguien le …