viernes, 14 de julio de 2017

Hogar

El estar en un lugar al que puedes llamar hogar es el regalo más grande que la vida puede darte. Caminar por las calles que conoces sin pedir direcciones, ir y venir a los lugares que ya conoces, saber donde encontrar las cosas que necesitas y las que no necesitas. Estar en tu hogar  no se comparará, jamás, con nada. Las luces de los faroles brillan distinto, las calles bajo tus pies se siente familiar, el aire que respirar sabe diferente. El agua de la ducha es mas cálida, las toallas son más suaves, los espacios más libres.
Conocer personas nuevas en un sitio conocido es otra experiencia fantástica, sublime, idílica... Dar abrazos, recibirlos, dar sonrisas  y recibirlas, contar secretos, anhelar sueños, estar con alguien que te hace diferente, estar con alguien que se siente diferente contigo. Que te quiten un suéter que no querías dar, irte a despedir a un terminal... Tantas cosas, tantas cosas.
Caminar bajo la lluvia, quitarte los lentes, recibir el agua como si fuera otro gran regalo, empaparte hasta las medias y que no te importe porque eres feliz donde estás y con lo que vives. Mirar por largo rato ojos comprensivos y darle la mano a esos amigos que duran toda la vida. Seguir caminando, y caminar, caminar, caminar...
El toque de una persona que te hace recorrer escalofríos por todo el cuerpo, hablar hasta las 4am por mensajes, no poder dormir de felicidad infinita -y de calor-, pensar en cuándo volverás a dormir en esa cama, cuándo te volverás a encontrar con esas personas, cuándo desayunarás con tu familia, cuándo volverás a descansar.
Que ese pequeño ángel te salte en brazos cuando lo vas a buscar al colegio, que te cuente como ha sido todo mientras tu no estabas con él, que te pida que lo cargues, que se duerma en tus brazos, que te pida tus juguetes, dárselos porque profesas amor infinito por él. Tener a tu princesita en brazos también, ayudarla a decidir, arreglar cosas para ella, sacarla a pasear... Tanto que anhelar y tanto que podemos sentir en un hogar. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Cometer

Son solo pequeñas cosas las que me hacen pensar que tú y yo somos el uno para el otro... pero de pequeño se va a lo grande y he cambiado...