Ir al contenido principal

1.Etxe Berria

-''Exte berria'' significa ''Nueva casa'' en lengua euskera. Con el tiempo este término evolucionó al nombre propio ''Javier''-

* * *

Al sur de España hay una localidad llamada Pamplona, donde las estaciones pasan una tras otra, la nieve cae, florecen las flores, el sol brilla y las hojas caen de los arboles. En los años mozos de aquel sitio, Javier vivió su infancia. Corrió por los campos de su granja como nadie y sintió la libertad del viento sobre su rostro. Observó cada atardecer como si fuera el último y estudio el comportamiento del mundo a su alrededor, hasta aquel día...
-Vamos... ¡Vamos, Javier! - Le gritó su hermano mayor.
- Ya voy, ya voy, Alex..-Respondió apresurado, mientras amarraba un mecatillo en una madera de mimbre.
-¡Venga que ya luego papá nos encuentra y no podemos hacer nada!- Ambos estaban desesperados, la adrenalina corría por sus venas. Cuando Javier estuvo listo ambos se adentraron en el bosque. Corrieron sigilosos como linces que cazan, y llegaron a un sitio bastante iluminado. Era verano y en el claro estaban las latas que usaban para practicar.
-Bueno, aquí están las flechas- Dijo Alex. Colocando frente a Javier 10 lanzas plateadas hechas con un grueso alambre -material que robaban cada cierto tiempo del granero de su padre.- Recueda que cumplen su función, eh. Debemos tener cuidado de no lanzarnoslas a nosotros mismos. 
-¡Si! - Javier colocó al lado de las flechas dos rústicos arcos, hechos con madera de mimbre, lijados y sostenidos con el mecatillo. Eran armas medievales, pero a los hermanos les parecían las más modernas de todas. Situaron algunas latas frente a ellos, se alejaron diez metros y comenzaron a usar su recién fabricado armamento. Javier tenía una muy mala puntería mientras que Alex era un experto tirando con el arco. Cada uno tenía cinco oportunidades para derribar su lata. Javier contó con cuatro intentos y restó uno solo. Tensó el arco, posicionó las piernas y...
- ¡Javier! ¡Alex! - Gritó una gruesa voz desde la granja. El pequeño perdió la concentración y la flecha paso pitando a unos cuantos metros lejos de la lata.
- ¡Ahhh! - Se escuchó un grito junto al lugar donde la flecha había caído. Una voz fina era la dueña de aquel grito y de entre los arboles, con una flecha clavada en el brazo, salió una pequeña niña.
- Amanda... - Dijo Alex. Ella era la hija de los vecinos, que compartía la edad de 15 años con Javier.- ¿Qué haces aquí?
- ¡Si sois idiotas! ¡Cómo se os ocurre lanzarme una flecha! - Los pómulos antes blancos de la chica estaban rojos de la rabia, y el vestido que llevaba puesto esta ya con una mancha en una de las mangas que crecía y crecía en color carmín. - ¡Cómo le explico esto a mis padres! - Javier estaba más blanco que la nieve de enero. 
- ¡Corre! - Dijo Alex, tomando a su hermano del brazo y perdiéndose en el bosque.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Sé un poco

¿Qué sé yo del lamento infinito de haber perdido a un Amado? Ah... Los agridulces recuerdos se cuelan por mis memorias y fugaces imagenes, una detrás de otra, se proyectan cual película en una tela desvencijada. Dos tazas de té a las 4 de la tarde, una pesadilla a las 3 de la mañana seguida de un abrazo y una voz consoladora, almorzar juntos justo a tiempo para luego hacer rápidamente el amor. Correr juntos a las 5 de la mañana, jugar cartas a las 6 de la tarde. Unos besos perdidos de esas horas contadas que nos daban porcentajes de tiempo infinitos uno al lado del otro compartiendo nuestra hombría, siendo uno con la virilidad. Electricidad ilimitada y eso que puedes sentir pero no ver. Miradas acertadas, caminos largos que se hacen llevaderos, el amar sin mesura a ese que es tu compañero. Espejo de un ser infinito en tierra limitada, esas porciones de vida que nos fueron asignada y... vivimos. Oscuridad y agonía por la partida... Ahora solo una taza de té, un pesadilla …

Amor entre hombres

Papá: Si había cosas fuera de lugar o esas que te molestaban, nunca tuviste pudor en decírmelas, pero el verte sin palabras aquella noche y casi verte soltar lagrimas es algo que ronda mi mente, y que a veces pienso que perderé el sueño por ello.  ''Amor entre hombres'' es ese que tú sentías por mi cuando te regale algunos libros, cuando te hacía dibujos, cuando te enseñaba mis notas. ''Amor entre hombres'' es ese que yo sentía cuando veía tu cara de satisfacción, tu cara de ánimo, cuando escuchaba tus palabras de aliento. Pero ese amor entre hombres que yo siento... no es algo que tú puedas sentir, papá. ¿Cómo te explico tantas cosas si sé que no las quieres escuchar? ¿Cómo hablar contigo como antes si siempre estas a la defensiva? Recuerdas mis miedos, pues sabia que todos confluían en ti, en tu personalidad y cada uno de ellos se ha vuelto oscuro y se han roto como cristal golpeado por una piedra, destrozado sin piedad. ''Amor entre hombres&…

Deja de llorar - Parte 1

Hace frío y esta no es la mejor habitación de la casa, pero espero te sientas comoda. 
Suelo decir que no quiero decir muchas palabras pero siempre empiezo a escribir y las cosas abarrotadas de mi mente se juntan y se juntan y pierdo el hilo de lo que voy a decir.  Y mírame aquí estoy en frente a ti, hablando de cuan efímera es la vida y teniendo miedo de lo que voy decir. Es todo traumatizante... ¡Ah, sí soy Mark!
Sé que usualmente esperas a alguien que te hable pero tengo tantas cosas que decir. No, no me entiendes, esto no es un monologo, pero es una especie de... ¿Cómo se llama? Lo volví a olvidar. una vez que empiezo a escribir las cosas se vuelven distorsionadas y se me olvida. Tengo un serio problema, pero... tranquila, aquí estamos tu y yo.   * * * Hay cosas que jamas vamos a entender... y confía en mi Una de esas cosas que no vamos a entender nunca es a tener cuidado de controlar nuestras emociones. Nos gusta la adrenalina, el amor da mucha... y cuando amamos a alguien le …