Carmín

El sol resplandeciente esa mañana,
las hadas pintaban de rojo las flores blancas
anunciando la muerte de un ser querido.
La ninfas colgaban coronas de ramas en los arboles,
que los pajaritos usaban como nido y
las dríadas esparcían chispazos de luz aquí y allá,
el bosque había amanecido de luto.

Carmín y perfumada se vistió la alumna para visitar a su maestro.

Los duendes pintaban dibujos
en las cuevas más profundas
Los elfos trabajaban las rocas
para hacer los lapidas de los difuntos
¡Preparen una de mujer y una de hombre,
las Parcas han aparecido, hoy...
el rey y la princesa morirán!

La corona el rey se puso para ir a ver su hija.

Los centauros transportaban los cuerpos
por el tupido bosque lleno de rocío.
La reina miraba por las ventanas del castillo
lágrimas soltaba de ver muerto al amado
su hija a su lado, y ella...
ella sola en un gran palacio.

El maestro enseñó con destreza las artes del amor a la princesa.

Cuentan los Aedos que la historia fue
un rey en busca de su hija y una princesa lejos de él
Corrieron ambos a su encuentro, fortuito de pasión
de una pócima de las brujas uno de ellos bebido
Embebido de su pariente se enamoró
Por suyo lo tomó y al acabarse el encuentro
la poción y su efecto se terminó.

El maestro era el rey y su la alumna la princesa.

¡Ay, pero que sentir! Que horrible descubrir
que uno de ellos bajo el encanto y el otro bajo el ruin
y dulce deseo de su propia carne hecha vida a su lado.
Al despertar la princesa del encanto y el rey feliz de su resultado
revelo a su hija los contratos que con las Parcas había sellado.
Un alto precio debía ser pagado y en su perfume la pócima había mezclado
Y ahora los dioses exigían se cumpliera el intercambio.

Juntos en la habitación amor y odio en una cama se consumó.

Cantan los Aedos las penurias del reino perdido
Celebran las almas del Hades haber ganado un amigo
Apolo llora la perdida de dos de sus hijos
Hermes guía estas almas a lo que sigue en su destino
El castillo ahora esta solo, sola la reina
Sus sirvientes y criados sienten la pena
Ella cree que murieron en pureza.

El pago era sus vidas al terminar el acto y revelar el pacto.

Un ángel hecho de barro que los dioses dieron a luz
descendió en el momento que el maestro a su alumna por suya tomo
esperó la revelación y con el llanto de la princesa el también lloró
Debía matar ambos para de los dioses cumplir la libación
aunque por ser creado de ellos, amor había en su corazón
mató al rey primero y vio en la princesa desesperación
la forma de ella tomó y la espada levantó.

Carmín vistió la mujer al salir del palacio, nadie la conocía, solo sabían que iba de paso.

La reina lloró eternamente a su hija
y miraba constantemente los retratos de su difunto esposo
pedía a los dioses con vehemencia algún regalo le dieran
ella a cambio les daría el collar de su hija
tejido por Afrodita para su primera concepción
ese collar se convertiría en eterna ofrenda
ese collar se convertiría en su redención.

Carmín se vistió la viajera para regresar a su villa y carmín vistió siempre, desde aquel día.

El ángel transformado en la princesa la espada le otorgó
- Matame ahora, dulce mujer, pues ya no eres niña
ofrece a los dioses mi alma, y continua tu vida -.
Ella desesperada obedeció sin vacilar, su propio rostro reflejado
en el ángel vio llorar, luego sonreír y hallar la paz.
Supo toda la historia del reino, y en su lugar
alzo un templo a los dioses por su vida perdonar.

La viajera torno a su hogar, su lugar, después del trigésimo primer ciclo lunar.

El collar de Afrodita volvió a brillar en el cuello de la princesa frente al mar
Su madre la reconoció nada más ella llegar los dioses habían sido ambles en su potestad
Supo la historia del rey y la corona con orgullo empezó a portar
Aunque su hija al trono nunca pudiera llegar
La princesa murió a corta edad, los dioses le devolvían la virtud de la virginidad
La reina volvió sonreír y años más tarde a su reencarnación
Un ángel a su puerta tocó y le anunció que sería la madre de un dios.

Un reino perdido que en una historia diferente encontró su salvación.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Amor entre hombres

Skin