miércoles, 14 de junio de 2017

¿Es esto un país?

¿Cómo explicas tú la situación en que vivimos? ¿Cómo te explico yo que vivo en país que es un campo de guerra? ¿Qué te puedo decir para que escuches un poco? ¿Cómo capto tu atención? Sabes... ayer dormí con gas lacrimogeno en mi cuarto, algo que ya me ha pasado un par de veces, y la canción de cuna que tenia era los vidrios rompiéndose y los cañonazos de armas de la guardia. Hoy salí a hacer una diligencia y la zona a la que fui, lenta pero progresivamente se lleno de protestantes, y los guardias también lento pero progresivo hicieron su aparición. De regreso a casa veía como las camionetas quitaban los anuncios que se dirigían a Altamira, a Chacao y Chacaíto. ¿Cómo te explico que este país es Venezuela? Que este país era la envidia de muchos otros y ahora... ahora somos la burla. Muchos nos tienen lástima, otros confían, otros se ríen... y lo peor... otros dicen que estamos bien ¿Qué les parece? ¿Será que vivimos en países diferentes? No lo sé. no lo sé, pero la verdad es que cada vez que me siento a escribir algo sobre el país me detengo porque comienzo a llorar, hoy es diferente. Siento algo dentro, un fuego.. algo que me empuja a terminar este escrito, pues vivimos una realidad. No soy reportero, no soy noticiero, simplemente quiero dar mi opinión, ya que también vivo aquí, igual que tú, hermano venezolano. La guardia son venezolanos, y los protestantes son venezolanos, ya esto no es una guerra de rojo contra blanco, es de hermanos contra hermanos, es una guerra civil, y la gente quiere creer que aun no hay guerra. Si no hay guerra, entonces por qué hay muertos en las calles, muertos que se suman a la lista de asesinados por las autoridades y por la defensa de esta tierra. Primero aceptemos y luego actuemos, creo que eso es lo que me pasó a mi... acepto que estamos en guerra, y no quiero ocultarlo. 
Tú que piensas que todo está bien porque te llevan una caja de comida mensualmente a tu casa, y que puedes comprar alguito más con un sueldo que te acaban de aumentar... te digo que mires un poco más allá de tu metro cuadrado. ¿Puedes ver a la gente muriendo de hambre? ¿Puedes ver a la gente siendo asesinada en la calle? ¿Puedes ver algo más de lo que te ofrecen los canales del gobierno? ¿Puedes sentir el dolor de tus hermanos venezolanos, o se te durmió totalmente la conciencia? ¿Puedes ver que tus hijos no pueden ir a la universidad a estudiar porque no hay un país donde estudiar? Exacto, porque Venezuela dejó de ser país hace mucho, las zonas limítrofes ahora solo marcan una gran extensión de un campo de guerra, donde algunas zonas no han sido atacadas, y otras le vuelven la espalda a los problemas. Recuperar un país tan gran es difícil luego de haberlo perdido tan estúpidamente hace 20 años, pero que te puedo decir yo que solo tengo 20 años, y he visto solo eso, esto, aquello... no he visto nada diferente a la decadencia en estos mis años de vida. Salir de rumba si no es imposible cuesta casi lo que seria un sueldo mínimo, comerse un helado es sacrificar algunos días de comer tres veces al día, salir a pasear por un parque se ha convertido en "arriesgarte a que te roben porque tu provocas eso", verte con tus amigos es una misión suicida sea o no en su casa. ¿Esa era la Venezuela que querías para nosotros, querido gobernante? ¿Era la herencia que querías para estos tus ciudadanos más jóvenes? ¿Quitarle hijos a madres inocentes? ¿Dar armas a asesinos? Esto es algo real. Esta generación es un ALASTHOR, lo que en griego significa: "Alma castigada por el error de sus padres", si estamos castigados por los errores de la mayoría de hace dos décadas, pero el castigo se acabará pronto, eso si lo sé. Aunque será lento el camino... y lleno de muertes, ya está comenzando. Recuperaremos la Venezuela de nuestros antepasados, y la haremos vida otra vez... siempre y cuando cada día haya más gente que abra los ojos a la realidad y no se quiera hacer el ciego ante lo que pasa en sus narices. ¿Cuánto gas necesitas tragar? ¿Cuántas balas tienes que recibir? ¿Cuántos hijos tienes que perder para que te des cuenta? Lo infinito está de nuestro lado, y hay que pedir y luchar por Venezuela, no por un color ni por un partido político. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja de llorar - Parte 2

Encuentra la primera parte de esta historia en: Deja de llorar - Parte 1 * * * ¡Salud! Por esos momentos en los que nadie no...