martes, 2 de mayo de 2017

Tuyo otra vez

Lo primero que pienso es ¿Cómo puedo volver a declararte mi amor si yo fui quién lo arruinó? Pero al instante pienso que tú nunca me dejaste de amar. Aún cuando yo quise estar solo, Tú me cuidabas desde el silencio. La pregunta quema como carbón encendido ¿Cómo puedo declararte mi amor otra vez? ¿Cómo? Es casi una suplica de mi alma, un suspiro que deja mi vida en tus manos, algo más grande de lo que alguna vez yo seré.
Las montañas siguen guardando nuestros secretos, nuestros besos quedan sellados en los templos dispuestos para ello, tu mano me sigue alcanzando, tu voz me sigue llamando; y a mi me sigue dando miedo responderte y declararte mi amor otra vez. Quiero hacerlo, y como con las palabras dichas en voz alta me enredo, prefiero escribirte.
En los dulces días en que te entregue mi corazón mi inocencia seguía dentro de mi, jugaba contigo, me rendía a tus pies, te amaba. Fui creciendo y claro que me aterró acercarme pero lo hice; la inocencia se había ido, pero te podía comprender mejor, mi conciencia estaba atenta, mis sentidos preparados... Preparados para casi todo. Ya cuando debí darte un sí definitivo me caí, temblé, tuve miedo y huí. Pero no hay lugar donde tu no me encuentres así, que decidí ignorarte ¿Para qué estar donde no quiero? Y sin reproches me dejaste ir, dejaste que me fuera... me seguiste.
Cada día lloré tu ausencia, pero mi orgullo, mas grande que todas las cosas, no me dejaba volver a ti, Han pasado casi dos años y ya pude apaciguar mi ego, aunque los daños que he recibido sin tu ayuda son grandes... tengo la conciencia dormida, y te necesito.
Hace horas, días, meses que vago por la tierra bajo la incertidumbre del mañana, sin vivir el hoy. Y me sigo preguntado ¿Cómo puedo declararte mi amor otra vez? La respuesta es sencilla: Te amo, más que a nada y cansado vuelvo a Ti. El mañana es una ilusión y el ayer un recuerdo borroso, lo que tengo es aquí y ahora, el hoy. Me dejó en tus manos de nuevo. Me declaro tuyo otra vez.

1 comentario:

  1. Y cual Francisco de Asís, vuelve a leer su historia... Cual el pequeño Francisco desnudo de todo, no huyó más, cara a cara dio respuesta y Dios hizo grandes obras a través de él... Jamás harás nada que le haga variar su Amor por ti... Te Ama.

    ResponderEliminar

Deja de llorar - Parte 2

Encuentra la primera parte de esta historia en: Deja de llorar - Parte 1 * * * ¡Salud! Por esos momentos en los que nadie no...