sábado, 20 de mayo de 2017

Toque

Si es así como se siente
el amar y ser correspondido
déjame probar un poco mas
el momento mortal que vivimos.

Llorar no me es suficiente
cuando me siento lejos
pero tus caricias y tus abrazos
tu toque me trae devuelta.

Pasas tu mano por cada zona de mi cuerpo
me haces reír y suspirar con tu aliento
que se posa de a ratos en mi cuello
que se alimenta de a momentos con mis besos.

Me pides que no te deje,
te pido que no me dejes,
en un vaivén fortuito
declaramos amor infinito.

Amor que no se acaba
amor que se multiplica
amor perfecto, amor que no pasa
amor, amor, amor.

Me río de tonterías, y hablo sin sentidos
Me tomas de las manos de nuevo
y me muestras otro camino.
No te cansas, no te cansas de forjar mi destino.

martes, 2 de mayo de 2017

Tuyo otra vez

Lo primero que pienso es ¿Cómo puedo volver a declararte mi amor si yo fui quién lo arruinó? Pero al instante pienso que tú nunca me dejaste de amar. Aún cuando yo quise estar solo, Tú me cuidabas desde el silencio. La pregunta quema como carbón encendido ¿Cómo puedo declararte mi amor otra vez? ¿Cómo? Es casi una suplica de mi alma, un suspiro que deja mi vida en tus manos, algo más grande de lo que alguna vez yo seré.
Las montañas siguen guardando nuestros secretos, nuestros besos quedan sellados en los templos dispuestos para ello, tu mano me sigue alcanzando, tu voz me sigue llamando; y a mi me sigue dando miedo responderte y declararte mi amor otra vez. Quiero hacerlo, y como con las palabras dichas en voz alta me enredo, prefiero escribirte.
En los dulces días en que te entregue mi corazón mi inocencia seguía dentro de mi, jugaba contigo, me rendía a tus pies, te amaba. Fui creciendo y claro que me aterró acercarme pero lo hice; la inocencia se había ido, pero te podía comprender mejor, mi conciencia estaba atenta, mis sentidos preparados... Preparados para casi todo. Ya cuando debí darte un sí definitivo me caí, temblé, tuve miedo y huí. Pero no hay lugar donde tu no me encuentres así, que decidí ignorarte ¿Para qué estar donde no quiero? Y sin reproches me dejaste ir, dejaste que me fuera... me seguiste.
Cada día lloré tu ausencia, pero mi orgullo, mas grande que todas las cosas, no me dejaba volver a ti, Han pasado casi dos años y ya pude apaciguar mi ego, aunque los daños que he recibido sin tu ayuda son grandes... tengo la conciencia dormida, y te necesito.
Hace horas, días, meses que vago por la tierra bajo la incertidumbre del mañana, sin vivir el hoy. Y me sigo preguntado ¿Cómo puedo declararte mi amor otra vez? La respuesta es sencilla: Te amo, más que a nada y cansado vuelvo a Ti. El mañana es una ilusión y el ayer un recuerdo borroso, lo que tengo es aquí y ahora, el hoy. Me dejó en tus manos de nuevo. Me declaro tuyo otra vez.

Almas perdidas

Pues, esta noche pasé de sentirme solo a estar acompañado. Tomé un pincel con mi mente y di trazos en una hoja imaginaria, pinté un niño montado en un carrusel, luego mi mente voló lejos dejando el papel y el lápiz abandonados sobre aquella mesa. Tomé uno o dos tragos de un vodka tan fuerte que me costó saborearlo, disfrutarlo, y, otra vez, mi mente fue destellos de color hasta volver a donde empecé. Volví a tomar el lápiz, coloqué otra hoja en la mesa, pero esta vez dibuje una niña de largos cabellos sentada en un jardín... mi mente dejó abandonado el dibujo y me encontré en un bar bebiendo dos tragos de Cacique, bebí dos más de otro licor, y brinde a la soledad, esa que sientes cuando estas acompañado.
Volví en mis pasos y encontré la mesa, la silla, los lapices y la hojas, todo revuelto. Tomé un pincel y fui al lienzo, miré por la ventana y dibujé un ángel, con grandes alas,sosteniendo una lira. Y una vez más estuve en el bar pidiendo dos tragos de Whisky, bebiendo por las almas perdidas y quizá rezando. Traté de volver sobre mis pasos, y no llegué a mi estudio, estaba en otro lugar, otro bar, con mas de dos tragos. Uno de ellos parecía el agua donde mojas el pincel de tus acuarelas, el siguiente era rojo como la sangre que se vierte cuando un descuidado cuchillo se desliza por el cuerpo de un extraño y el último era verde, ese verde que se crea con licor azul y jugo de naranja.
Volví a mi estudio con el sabor de la sangre en mis labios, tomé la pintura roja, un rojo intenso que nunca había tenido en mi tabla de colores, un rojo que acaba de conseguir esta noche, y dibujé un rosal, el más hermoso rosal que nunca he dibujado.
Luego usted, Señor Oficial, llegó a mi puerta, mostrándome la foto de algún extraño, me dijo que mucha gente me había visto con él la noche anterior, pero yo solo recordaba haber estado dibujando toda la noche, mis pinturas lo dicen, pero mis recuerdos no me ayudan. ¿Quién era ese extraño? ¿Lo maté yo? ¿Maté yo a un ser igual a mi? Eso explicaría el sabor a sangre en mi boca, eso explicaría los dos tragos cada vez, también daría una razón a mis oraciones por las almas perdidas, esas, las de mis dibujos, las de mis cuentos; pero no explica los diferentes licores, ni los diferente colores. En fin, lo único que sé es que los cuatro dibujos que pinté la noche que ha transcurrido hasta el sol de hoy... han sido los más hermosos que he hecho en toda mi vida.
¿Se acabó el interrogatorio, Señor Oficial?

Cometer

Son solo pequeñas cosas las que me hacen pensar que tú y yo somos el uno para el otro... pero de pequeño se va a lo grande y he cambiado...