Gama de colores

¿Cómo no sentir amor por él? Hay momentos tan perfectos, tan sublimes, tan… No tiene caso, lo sé. El no va en la misma sintonía que yo, pero no quita el hecho de que lo ame con todo lo que mi cuerpo puede amar. No exagero, ya trascendí etapas, y lo que a él le hace feliz a mi me hace el triple de feliz. ¿Sabes que esa es una de las formas en que funciona el amor? 
Mientras suena en mi reproductor How does a moment last forever? De la banda sonora de La Bella y La Bestia, pienso en todo lo que ambos aun podemos construir. En como él de algún modo me corresponde el amor que le profeso. Sabe muchas cosas, sabes unas más que yo… Sus ojos reflejan el sol, y su piel es el mar insondable que nunca he podido tocar como quiero. No de manera atrevida, sino de manera cálida, abrazarle por largo tiempo o sostener su mano, son placeres que se me tienen reservados, pero… Una mirada, una sonrisa, un paseo, una película es suficiente para mi, es suficiente para los dos.
Todo lo que puedo sentir por él es cariño, amor… Es tan…. Tan perfecto. Quizás algún día otras almas estén destinadas a estar juntas como yo quiero que la mía esta unida a la de él. Pero vamos, es hora de darle colores brillantes a esto. 
Verde, porque hay esperanza cada día de cariño y afecto, azul porque en los momentos de mas frustración y depresión el llega a pintar el azul claro con azul brillante, amarillo por la alegría que ambos nos regalamos, rojo por la pasión de hacer lo que amamos y apoyarnos, morado, porque a veces nos preocupamos el uno por el otro y buscamos el bienestar mutuo, rosa porque nos gusta soñar con la utopía, gris porque creemos en los matices y no en la radicalidad y así puedo seguir nombrando colores… Naranja porque el atardecer nos parece hermoso, y la esperanza de un día que culmina y la noche que empieza nos llena de expectativas. Es… perfecto.  

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Ocho

Carmín

Skin